Artículos > Infecciones Cutáneas causadas por Hongos

INFECCIONES CUTÁNEAS CAUSADAS POR HONGOS

Dr. Gustavo Chacón Chaves

Médico Veterinario – 806.

Clínica Veterinaria Pet Center
Tel: (506) 241 5344
petcenter@yahoo.com

Artículo exclusivo para la publicación Notican®

Las infecciones causadas por hongos a nivel de la piel reciben el nombre de dermatofitosis o micosis cutáneas.  Los hongos tienen  la capacidad de invadir y vivir  en el pelo, la piel y las uñas de mucho seres vivos.  Los géneros de hongos que con mayor frecuencia afectan a los animales domésticos son: Microsporum, Trichophyton y Epidermophyton, siendo las especies Microsporun canis, Microsporum gypseum y Trichophyton mentagrophytes las que con mayor frecuencia se aíslan en perros y gatos.

Las infecciones por hongos tienen mayor incidencia en los climas tropicales ó húmedas, así mismo, dichas infecciones tienen  un alto potencial zoonótico, es decir, que pueden trasmitirse con facilidad al ser humano.

Los hongos causantes:

• Microsporum canis: este hongo es de tipo zoófilo, es decir,  está adaptado a vivir en animales y ocasiona la mayoría de las infecciones micóticas de  perros y gatos, además de ser el que con mayor frecuencia se trasmite al ser humano.

• Microsporum gypseum: se trata de un hongo geófilo, es decir, vive normalmente en el suelo, pero  puede  ocasionar infecciones cutáneas que causan  mucha inflamación y engrosamiento de  la piel, sobre todo en  perros que viven al aire libre; se aísla con regularidad en las zonas corporales que contactan con el suelo, por ejemplo  las patas, cabeza, cara y la boca.

• Trichophyton mentagrophytes: Es otro hongo de tipo zoófilo que afecta más a perros que a gatos y que tiene graves consecuencias en conejos y todo tipo de roedores ya que logra infectarlos, y  produce en éstos infecciones muy extensas que se asocian  con bacterias que empeoran la situación.

Lesiones clásicas circulares alopécicas de M.canis

Síntomas que se observan en Perros:

Las infecciones por hongos en perros, según sea el agente causal, pueden ir desde una caída de pelo y  formación de costras, hasta la aparición de pelos quebradizos, pequeñas vesículas con pus (pústulas), presencia de exudado, e incluso cambios de color en la piel afectada (hiperpigmentación).  En ocasiones se presenta una lesión llamada querion, que es una masa que exuda material purulento y generalmente es causada por la unión de un hongo con una bacteria.

Lo más común es la aparición de varias zonas sin pelo, generalmente circulares, con escamas y secas en el centro, ésto cuando el agente causal es el hongo Microsporum canis.   

En animales  jóvenes ó en aquellos que tienen por alguna razón  sus defensas bajas, las lesiones en la piel pueden ser más extensas y requieren un mayor tiempo de tratamiento.  Generalmente las dermatomicosis extensas son provocadas por los hongos M. gypseum  y por T. Mentagrophytes, donde  junto a las amplias zonas sin pelo puede haber picazón,  mucha inflamación de la piel, descamación, costras y seborreas (exceso de grasa en la piel y el pelo).

Síntomas que se observan en Gatos:

Micosis generada por Microsporum canis

Las micosis cutáneas en el gato aparecen con más regularidad en  la cabeza y en las extremidades, y se dice que afectan más a gatos de pelo largo. 

A diferencia del perro, las infecciones micóticas pueden tomar diversas formas, de ahí que el diagnóstico requiera, en muchos casos, de pruebas de laboratorio para descartar otras enfermedades. 

Las lesiones circulares sin pelo, descamadas y con cicatriz central,  (más vistas en perros), son poco frecuentes,  incluso los gatos pueden desarrollar infecciones por hongos llamadas subclínicas, donde las lesiones pueden ser mínimas, mostrando  tan sólo  unos cuantos pelos quebradizos, leves  descamaciones (similar a cenizas de cigarrillo) ó leves cambios de coloración en la piel.

Las llamadas dermatitis miliares (zonas sin pelo con muchos puntos rojizos) pueden ser causadas por hongos, al igual que ciertos gránulos cutáneos que en ocasiones pueden incluso hasta ulcerarse. 

Cabe señalar que las infecciones en las uñas provocadas por hongos, (onicomicosis), tienden a ser muy problemáticas y el tratamiento es muy prolongado.  Ocurren tanto en perros como en gatos, pero son más frecuentes en perros. Los hongos M.canis y T. mentagrophytes son los que más se aíslan en estos casos.  Ambos hongos al infectar la uña  la vuelven reseca, quebradiza, con deformaciones y con tendencia a caerse.

Micosis provocada por contacto con gato positivo a M.Canis

Síntomas en el humano:

Como se mencionó anteriormente, el hongo Microsporun canis es al parecer el que con mayor frecuencia se trasmite de los animales al ser humano. Esta trasmisión ocurre por contacto directo, es decir, al acariciar ó abrazar a la mascota afectada; de ahí que las lesiones en humanos aparezcan con mayor frecuencia en los antebrazos y en el cuello.

Las lesiones en humanos son por lo común de forma circular, de color rojizo y que pican de forma moderada.

Cómo se llega al Diagnóstico:

Para establecer el diagnóstico de una dermatomicosis, el Médico Veterinario  hace uso de la historia y la exploración clínica, así como de raspados cutáneos y de ser necesario, hasta cultivos.

Es vital señalar que el aparecimiento de lesiones sin pelo y con costras en un perro o un gato pueden tener muchas causas y es un error  común que muchos propietarios, al ver este tipo de lesiones,  compren y apliquen cremas antimicóticas y no obtengan  resultados.  

Debe tomarse en cuenta que la sarna demodéctica, foliculitis por estafilococo, raspones, deficiencias de zinc, pénfigo eritematoso, fallas en la queratinización, dermatitis alérgicas y dermatitis endocrinas son tan sólo algunas de las afecciones que causan la caída ó perdida de pelo, y con síntomas muy similares a las infecciones ocasionadas por hongos, de ahí que la evaluación por parte del profesional es indispensable.

De igual forma, si nuestra mascota está afectada por hongos y aparecen lesiones en nuestra piel, es importante consultar con el Médico.

Bull terrier con Trichophytom mentagrophytes

El Tratamiento:

De la mano de la medicación antimicótica para un animal, debe evitarse además la diseminación de materiales infectados tanto para otros animales como para el ser humano. 

Si la infección por hongos es localizada, los tratamientos tópicos con cremas pueden ser suficientes, mientras que con afecciones generalizadas requieren obligadamente la medicación sistémica. 

Muchas personas creen que la utilización de ciertos shampoos y jabones son suficientes para tratar los hongos en la piel, sin embargo,  éstos carecen de eficacia si no se instaura una terapia antimicótica precisa.  

Dentro de los medicamentos antimicóticos,  los que mejores resultados  logran, son la griseofulvina, el ketoconazol y el itraconazol.   Como sucede con cualquier otro medicamento, es preciso la prescripción exacta por parte del Médico Veterinario, sobre todo porque estos medicamentos pueden tener efectos secundarios graves en nuestros animales.

Me atrevo a decir que el principal error que muchos propietarios de animales infectados con hongos cometen es suspender la medicación al ver una mejoría aparente del animal, y es que muchos animales pueden mostrar una apariencia normal en su piel mucho antes de estar curados por completo, de ahí que deba continuarse la medicación hasta que el  Médico Veterinario lo estime.

Los hongos pueden por sí solos ser un  agente causal de enfermedad, sin embargo, pueden también contaminar otras lesiones cutáneas ya existentes, por ejemplo  una herida que no haya sido suturada,  ó lesiones en la piel provocadas por la extrema picazón de una alergia  ó de  una sarna;  de ahí que en ocasiones las terapias antimicóticas pueden acompañarse de otros medicamentos.

Cuando existe la presencia de un hongo en la piel hay ciertos medicamentos que no deben administrarse, por ejemplo, los corticosteroides (prednisona, dexametasona, betametasona); éstos  medicamentos son usados generalmente para controlar la comezón de las alergias y que al ser aplicados en una dermatofitosis lo que logran es exacerbar el problema.

Alternativas de Prevención:

Al igual que con muchas enfermedades, la higiene y la desinfección frecuente son  las mejores herramientas para prevenir las infecciones por hongos.  Cabe señalar que las esporas infectantes de los hongos pueden vivir en medios húmedos hasta por varios años.

El aspirado de suelos, alfombras y muebles ayuda a eliminar pelos infectados. Si el animal ya tiene la infección se recomienda eliminar cepillos, peines y toallas y lavar rigurosamente la  ropa de cama o incluso la que el animal use.  De igual forma deberá evitarse el uso de los utensilios de higiene del animal afectado en otros animales de la casa.

Aquellos propietarios de animales que estén aplicando algún tipo de crema antihongos en su mascota  deberán lavarse muy bien las manos con un jabón antibacterial luego de cada medicación.  Los niños y las personas con algún tipo de inmunosupresión no deben manipular excesivamente ni medicar los animales infectados.

Por último, recuerde que el  Médico Veterinario está para servirle y para aclarar sus dudas acerca de ésta u otras enfermedades de su mascota.

Referencias:

 

1) BIRCHARD, S. SHERDING, R.  2002. Manual  Clínico de Procedimientos en

pequeñas  especies.  México.  McGraw-hill. Pag. 371 –378.

 

2) WILKINSON,G. HARVEY, R.  1996. Atlas de dermatología de pequeñas especies. 

2da edición.  España.  Pags. 115-131.

 

3) TILLEY, L.  SMITH,F.  1998. La consulta veterinaria en 5 minutos.

Argentina.  Ed.Intermédica. Pags. 492-493.


Arriba

®2007 - Notican.net es una publicación de la Revista Notican con todos los derechos reservados